Técnicas De Interrogatorio

Éste es un artículo dirigido especialmente al uso forense, creo que casi el único que he escrito de ese tipo, pero no dudo que puede resultar  interesante a todos aquellos “legos” con los que habitualmente departo  sobre la temática. La forma de interrogar en un juicio es un tema jugoso y del que se ha hablado muy poco en la doctrina continental, todavía  reacia a adoptar la pericia anglosajona del cross examination. Yo voy a comentar un poco de mis directrices personales, y siempre  ilustrado por la terminologia de las escasas lecturas -insisto, casi no  hay disponibilidad- que hice al empezar mi ejercicio en la abogacía.
Todo ello de forma muy sucinta por las clásicas cuestiones de espacio, y recalcando que se trata de unas preferencias estrictamente particulares del que suscribe.
El único antecedente que hemos de tener claro es que la preparación y  conocimiento sobre el fondo del asunto, de las personas que nos  disponemos a inquirir y de sus eventuales motivaciones, constituye una  mejor baza que cualquier habilidad dialéctica del letrado; y va a marcar inexorablemente nuestro hipotético éxito profesional.
Vamos a situar la escena en el interrogatorio de un testigo “no de parte”, es decir, aquel que no ha sido presentado ni “preparado” por  nosotros. En esa tesitura, ya hay que hacer una pequeña clasificación  dependiendo de si es: un testigo veraz (en el sentido que profesa “su”  verdad de los hechos de forma correcta), un testigo involuntariamente inveraz, o un testigo deliberada y conscientemente falso. El primero de  ellos exige la mayor cautela, el segundo precisa de nuestras mayores  habilidades y el tercero requiere de una exponencial agresividad.
Por norma general, yo adopto 3 estrategias dependiendo de su exposición:
   -Restar importancia a su testimonio: no atacamos su relato  fáctico, no contraponemos elementos que desvirtúen su  declaración…simplemente nos limitamos a infravalorar el nivel  probatorio de lo expuesto. No es lo suficientemente importante para destruir la presunción de inocencia.
  –Atacar frontalmente su relato de hechos: en este caso, y habiendo surgido los elementos incriminatorios en la diligencia  testimonial, mi labor se concentra en inducir situaciones de duda al  ente ponderador. No hay que discutir su capacidad de imputación, si no  que tales circunstancias sean ciertas y ello por las percepciones  erradas involutariamente del declarante; y siempre en atención a las  características físicas de la razón de su conocimiento.
   -Desacreditar la credibilidad del testigo: en tal escenario,  me toca abordar la veracidad subjetiva del individuo que esta deponiendo en sede oral; el contenido de su exposición es incriminatorio pero es  manifiesta y dolosamente falso. Hemos de buscar su móvil espurio y  revelarlo en juicio. Miente y lo hace por un determinado motivo.

Para adoptar estas funcionalidades, nuestras preguntas pueden revestir  otras 3 formas: preguntas conductoras,preguntas sugestivas y preguntas capciosas.Voy a ilustrar con un ejemplo cada una.-Las preguntas conductoras (leading questions): en realidad,  estamos ante afirmaciones de carácter interrogativo, la respuesta se  halla presente en la pregunta y su contestación casi siempre se podrá  reducir a un sí o no.Ejemplo ¿ Los agresores le golpearon en la espalda con algún objeto  contundente? ¿Es exacto, por lo tanto, decir que en ningún momento usted pudo ver quien le agredía? Aquí tenemos una clásica leading question, se le infiere al testigo la respuesta mediante la pregunta, el  resultado del interrogatorio está lo más controlado posible por el  letrado. En realidad, soy yo el que construye la información.

-Las preguntas sugestivas: serian una tipología muy próxima a  las de tipo conductor, pero que debido a las circunstancias – muchas  veces nuestra propia falta de información- no podemos concretar tanto  para reducir a una aserción meramente negativa o positiva.

Ejemplo. ¿Usted en que momento fue agredido por la espalda? ¿Cuando  pudo girarse y ver la huida de los agresores?. Estas dos preguntas  revelan y tienen por meritada una determinada información, la primera  implica que el testigo fue agredido por la espalda, mientras la segunda viene señalando que tampoco pudo ver la identidad del atacante en el  momento del golpe. Ambas son indubitadamente sugestivas y avanzan la  réplica. En caso contrario, otro abogado podría decir ¿Como fue usted  agredido? ¿Pudo comprobar la identidad de sus agresores? Así estamos dejando fuera de nuestro control la eventual contestación, y violando la que para mi es la regla de oro, “nunca hagas la pregunta clave si no sabes la respuesta”.

Las preguntas capciosas: se desarrolla la técnica interrogativa de sugestión pero con un elemento incierto, falso, creado  artificiosamente por el letrado. No están permitidas en nuestro  ordenamiento y son una clara violación del correcto comportamiento  deontológico.

Ejemplos posibles en relación con las anteriores ¿Usted cayó al suelo  cuando fue agredido por la espalda con una piedra? ¿Usted pudo ver a  quien le golpeó por la espalda confundiéndole con la persona que acaba  de robarle?.  El testigo no sabe si le agredieron con una piedra (hemos hablado antes de un objeto contundente), tampoco conocería si fue  atacado por equivocación en un acto de legitima defensa. El letrado crea -maquiavélicamente- un escenario que pueda ser favorable a sus  pretensiones y que pueda corroborarse mediante la prueba testifical.

Tenemos claras las diferentes estrategias a adoptar en la valoración de  las declaraciones , hemos clasificado los tipos de testigos existentes y su consecuente interacción, y por último se ha visto que tipo de  preguntas pueden ayudarnos en nuestros interrogatorios. Evidentemente,  todo constreñido en unas pocas lineas, pero volveré a desarrollar  algunas de estas cuestiones con mayor profundidad en venideros  artículos. Tener el despacho abierto en agosto me permitirá eso y mucho  más.

Representado con eficacia cuando más lo necesita.

TLFNO: 932189306/ 644258812 (fines de semana)

DR Abogados Penalistas

Por | 2018-01-21T11:27:39+00:00 agosto 17th, 2012|Derecho Penal, JM del Río|Comentarios desactivados en Técnicas De Interrogatorio